jueves, 20 de enero de 2011

Fourth Circle


It's the second day of my holidays and I'm lying late in bed. Early mornings and holidays are not supposed to be mixed. After this four days I'll be officially unemployed and I'll have finished one of the more stressing experiences in my cooking career. Later on there'll be errands to run and phone calls to make (I should get another job after all, a guy's gotta make a living) but for now I'll just lie in bed for a little longer, let the mind linger for a while. How the hell did I end up in that nuthouse? How comes the place's still even OPEN? How did I manage to last a month and a half there? The tale is instructive dear folks, so follow me if you have the time, we'll take the scenery route...

Our story begins at the end of last November, the premises we were thinking about renting for our new business venture turn out not to comply with council policies, so we can't use them. Venture has to be put, sadly, on hold. We try to look at the bright side of it: this will let us see how the year starts, how hard the smoking ban hits the industry, whether the crisis softens up or not. The not so bright side is that I should get a job for a while. All I want is a place where I can cook some good food, the pay is not so bad, the hours are not the ones they used to apply to slaves on the cotton fields and the owner is not a psycho. It should be an easy task, right? Wrong.

We start to move the voice around. The best way to get a job in my field here is word of mouth, for some strange reason newspaper's ads are almost useless, the “business” moves in closed circles and everything depends on “who you know” or “who sends you”. It's a bit silly, to be honest. Sometimes it makes you feel as if instead of looking for a job you're planning a hit for the Gambino family. After a few days the work yields fruit. A friend who works in the newspaper calls and lets me know about a possible job. This is the info I get in the first call:

The guy owns ten business in my city on his own. Wow. That's a lot. Apparently he's got money invested in about another eight. In a city as small as this we're talking big fish.
One of the business is one of the biggest restaurants in the city. A macro-cider house with capacity for about three hundred people. Please notice I've said “one of the biggest” not “one of the best”. More on that later.
He had for a while some quite well known chefs working for him.
Some of his restaurants are doing REALLY badly.
He has strong connections with the political party in office in my local council.

With this data the venture looks promising: The guy is well connected, used to work with professionals, has some good business, money shouldn't be a concern and there's plenty of room for improving. So I go for an interview.

I have my interview in the aforementioned macro-cider house. He explains to me what he's looking for: I would start working in the cider house, but he doesn't need a head chef, he already has one guy who is apparently quite good at traditional cooking and at running the kitchen, he needs someone to work the more “modern” side of the kitchen. He wants to get some specials, the desserts need to be updated (they are crap at the moment) and so do the salads. He tells me there are possibilities of working together in some of his other restaurants later on, and we even talk about the possibility of an opening in the future (he has some empty premises right in front of the cider house he wants to turn into a small beer – tapas place) the pay is OK for the job (even if the legal side of it is not, as my contract will be a part time one but I'll be working full time) and the hours are OK. So far, so good. The premises are huge and the equipment amazing (the oven alone is worth over twenty thousand euros) but very badly kept (the top range state is a disgrace, there are two ovens that don't work, a dish heater unused and filthy...)
I think the job has what I need: I'll be doing food that I enjoy, it'll keep me entertained for a few months, the pay is OK, the hours are OK. I sign up for the ride.

It was a mistake.

I start the day after and I get the first surprise: the other chef is not supposed to be the head chef either! So who's in charge of the kitchen? Apparently nobody. They've found this method, having two chefs instead of a head chef, works better. No, it doesn't. The place is utter chaos, nobody knows what to do, so everybody works doing just what they think they are expected to do, so some chores are done religiously (walk in fridge cleaned EVERY WEEK on Sunday evening) while others aren't done at all (who cleans the top shelves? What do you mean NO ONE? Yes, YES, they DO HAVE TO BE CLEAN!) and soon it's clear to me that everyone working in this kitchen hates the fucking place. And I mean HATE, with a passion. There's no drive in the kitchen, the food is crap and no one gives a fuck. This alone is a sad state of affairs.

Second surprise: the owner's wife. She seems to be in charge of everything. She isn't qualified at all. She is the walking embodiment of “toxic management”. Oh, and for some strange reason she hates my fucking guts. Joy.
She doesn't trust anyone in the kitchen. She doesn't even let us order the food or the kitchen supplies, instead we have to inventarize the kitchen every week and she does the ordering. She just looks at what we have in stock and decide how much we are gonna need of everything each week. Of course she doesn't have a clue, so most days we're missing between four and eight dishes in the menu. There was a time we had FIFTEEN items that were 86'd. On a Friday, none the less. Atta, girl...
If the day is busy she would walk into the kitchen and try to EXPEDITE for fuck sake, the amount of chaos she would create in ten minutes was unbelievable 'cos of course, not being a chef, she didn't know how to expedite either: she would order dishes that took ten minutes to cook to order (that's just when the table needs it), she would order things that took ten seconds to cook while the table was still eating appetizers (no, I didn't want you to cook it, I just wanted to know that you will have to cook it later), she would point at people and ask for particular dishes from them (so the guy who was on fryers, for example, would have to run out of his section to prepare a Cabracho Pudding because the gardemanger was busy at the moment. Of course, the gardemanger would have taken only one minute to finish that salad he was busy with and now we are late in TEN orders 'cos THERE'S NO ONE IN THE FUCKING FRYER!!) I swear each time she walks into the kitchen the entrophy goes up about ten percent.

Third surprise: There's money trouble. First week the owner comes to me and asks me if I need any money. I'm surprised, this is not standard procedure in a kitchen, normally you have to threaten owners at knife point to get money in advance, you don't usually get it offered out of the blue. I said no thanks (even when I could use it) not wanting to look like a deadbeat in my first week, only to have him AGAIN offer to lend me “a couple of hundred” if I need it. Now, this is starting to weird me out. I said no again, assure him I'm all set for the month, he can pay me my salary at the end of the month. “And wouldn't you rather be paid weekly?” Ohhh, so THAT'S it. That little gem I disliked deeply. You want to pay me weekly instead of monthly? Do say so. Trying to “lure me” into asking for it by myself so it's sort of “my idea”? Not cool in my book. Not even a bit. But I decide to let it slide. We're starting here, let's cut the guy some slack. I tell him that I don't mind either way, but I want to know WHEN and HOW MUCH I get paid. We get to an arrangement. He didn't stick to it. I got paid (well, I'm still owed one grand that I should pick up on Saturday) but only the first week I got paid the day I was supposed to and the amount I was supposed to. More annoying than this, even, was the fact that I would have to chase the guy for my money. This I find unprofessional and very upsetting.
It only takes me a couple of days to realize everyone is in this same situation. Who was “getting love” at the end of the shift is a running joke in the place. It isn't that bad with chefs, but kitchen porters are owed money from up to THREE months ago. The day I found that out I should have quit on the spot. This is not tolerable.
Why didn't I? It was too soon. I wanted to see the whole operation, I wanted to see if there was a reason for it, some kind of saving grace. Didn't want to judge a place so harsh so soon. Turns out I wasn't being harsh enough.

The whole thing is nothing short of an ordeal. I try, at the beginning, to put some order into the chaos. I battle, and battle on. I try to set up meetings with the owners, they wouldn't have time. I print a list of possible new menu items and pass it to them: three days later they haven't read it, five days later they've lost it. Everything I do, every effort, it's a waste. In the 15th of December the other chef quits. I'll have to start the new year as the only chef in the kitchen. The gardemanger and the grill man also inform they both will quit before February. The place is falling in pieces.
At this point I'm desolated, I feel exhausted and frustrated.

Roll in the first of January (we had to work in christmas eve, christmas day, new years eve and new years day. We are informed we won't be compensated for those days. No money, no extra holidays. Nothing) I have a hangover, I'm not in a good mood. They've sent a chef from another restaurant to take charge over the kitchen “while I settle”. I don't have to settle. I wasn't hired as a head chef and I don't want to be the head chef of this place. The guy offers me cocaine about four times in a single day. I can't believe I will have to work with this muppet who is also, for what I see, a liar. To top things up he can't cook to save his life and everyone in the kitchen HATES his guts. Luckily he'll only last six days before getting in an argument with the owner and quit in the spot.

The third of January I get called to the office and informed they are not so happy with my performance. I'm so fucking sick of the whole place is unbelievable, I ask what performance, I haven't performed. I've been unable to set a meeting in a month, there's no communication between them and me I haven't been able to do anything. The whole conversation is a disappointment. The day after is my day off, and it's a good thing 'cos I have some thinking to do.

After my day off I handle my notice.

When I walk out of the office into the kitchen one of the waiters (in fact, the floor manager) is, as they usually do, dipping a french fry in the garlic mayo (that's straight into the mayo, fat and all, to his mouth, to the mayo again. That's the mayo we serve to the costumers) one of many filthy habits I've been trying to get rid of in the place. He looks at me, smiling, and mutters something in the lines of “yes, yes, I know I shouldn't” and suddenly, as if a spell been cast, everything goes away. It's over. I smile, maybe my first smile in the workplace for the year 2011, I'm suddenly happy. “Do whatever the fuck you want, man” I answer. And with a swagger that wasn't there ten minutes ago I walk to the salad station, I feel like having some tuna. In the way I joke with the grill man. I'm free. I'll still have to be here for a couple of weeks, but I'm untouchable: I can't be fired and I'm responsible for nothing. A few days after the gardemanger quits as well (while he's on holidays, so he just isn't coming back) and the grill man tells me that he has a new job lined up already. He'll quit at the end of the month. The place is fucked, and I'm not sure if it'll survive it.

Was it all bad? Well, no. It was interesting to see a operation this big from inside. And of course I got a free crash course on “How you should NOT run a restaurant in ten easy steps” courtesy of the owners, there's always that. But the most important points:

I've learned quite a bit about crap food. This may sound useless, but is not. It's interesting to know where people cut corners. It helps to set your food apart. If everyone is using fresh calamari but frozen croquettes, there you have an opportunity.
I've gotten to play with some interesting, expensive, hard to come by equipment. Because if you got half a brain you'll invest one hundred euros in a vacuum machine, which will save you thousands of euros, but if you are a twat with no idea what you're doing you'll buy a twenty thousand euros oven in which you can boil eggs. No way I would do it, but playing with it was FUN.
I've met some very interesting, very useful people. Specially Victor, the poor soul who took my place after I left. I cry for him, I really do. He's gonna have a really hard time trying to fix everything. At least the owners, out of desperation, seem to listen to him. He might even last two months, if you ask me. I know he'll get a call if I need a sous chef in the near future.

And, of course, as you can expect in such a kitchen I saw some of the most disgusting and foul things being done to the food we later served. If you eat in restaurants often you might want to skip this part. On with the nasty bits:

The Cabrales sauce, to start with an easy one, has no Cabrales in it. What it does have, of course, is double cream. It wasn't kept in a fridge. EVER.
One of the best selling dishes was “Confitted mushrooms baked with La Peral cheese sauce” the sauce was the same that the Cabrales sauce. No, it didn't have La Peral cheese in either. The mushrooms were “confitted” in the deep fat fryer. They chopped black olives and canned peppers on top and that was it.
The “iberian pork fillet” was so bad the grill man would have to put monosodium glutamate in it so it would taste of something.
Once, to transform a rump steak into a T-bone steak the bone was pulled out of a stock pot... in which it had been boiling for two days.
The name of the fish in the label is not the same as the name of the fish in the menu. Well, that's fishy.
Plastic sauces. I haven't seen chemical roux in years. And chemical demiglace. And chemical everything.
A dinner for six hundred (for the political party he has connections with, non the less) with the menu: Grilled king prawns, Seafood cream and Roasted lamb. The king prawns were boiled TWO DAYS before the event. The cream was made with cheap nasty green crabs (what here we call “sapas” and normally only use for bait, and it's not even good bait) and “Chambo instant seafood cream”. The lamb is so old that the grill man jokes that “they are horses, not lambs”.

There are a few things in the whole experience that I strongly regret. And since we are in “list mode” why not keep it that way:

To me, this was a year without christmas. I don't ask much for christmas but I like to have christmas day and new years day off. I think is the least one could ask for. As I didn't have any of them off this year, in a way I feel like christmas happened, but I wasn't there.
“Cafe Caracol” closed down after nineteen years. The last night it was open I was invited to the party, but I was so upset that night after a specially annoying day that I forgot. When a few days after I went into the place while it was being dismantled the owner asked “makes one a little sad, doesn't it?”. And it did, it really did and it made it really worse that I wasn't there that last night.
And last but not least, I deeply regret to have left this affect me that much. I've been in a foul mood a lot of days, to the suffering of those around me who didn't deserve having to deal with me in such a mood.

And that was it. We live and we learn, as they say. This have been a hell of a time, only a month and a half but a month and a half that I will surely remember in the years to come. I took a little memento from the place, just to make sure. One day, while cleaning with Victor the areas of the restaurant that no one ever cleaned we found a broken knife, a long chef knife with the blade cleanly broken in two pieces. The perfect reminder of my trip through the madhouse. I'm gonna frame it and engrave it with a quote from “El cantar del mio Cid”. Not only for me, but for every poor soul who went through those kitchen doors and tried to make the bloody thing work properly.

They sure deserve it.


Papé Satàn, papé Satàn aleppe.

domingo, 10 de octubre de 2010

Tempus fugit.

El tiempo vuela, un año se me ha escapado de alguna manera y ha dejado en su lugar un hueco, un agujero desagradable y sucio. 2010 no está siendo un buen año, mis queridos niños, en absoluto.

Pero empezamos a preparar 2011, con alegría, ganas, jolgorio y muchos cambios. En algún momento sacaré fuerzas para escribir un resumen de mis últimos seis meses, de como me han hecho más daño que los últimos seis años juntos y de sacar fuerzas de flaqueza, de ser alguien mejor y de sobrevivir a las batallas.

De momento, voy a leer tonterias, elegir vino y comprarme un coche.

Os quiero a todos drugos, cuidaros.

viernes, 30 de abril de 2010

Compra alas, cuentas balas...



Venga, hasta perdonamos la patada mitológica.

jueves, 22 de abril de 2010

Tonto es el que hace tonterías.


Por llamarlas con un término suave, esto es.

A menudo se habla de la supuesta "hegemonía socialista" que gobierna este mi querido Principado (que mona Leticia ella) de Asturias. Pero es que las borricadas que hace el partido opositor aquí, macho, no se las salta un canguro con hipo.

Por un lado, el alucinante cachondeito del PP de Gijón, que va y se deja grabar diciendo que "a ellos lo que les interesa no es el bienestar de la ciudad, es ganar las elecciones" y otras lindezas y dulzuras por el estilo. Mientras tanto, en Vetusta, el que sería el más fuerte de los Peperos asturianos, Gabino I por la gracia de Dios, se dedica a hacer aterrizar naves espaciales, tirar por tierra los esfuerzos conjuntos por conseguir una caìtalía de la cultura, adjudicar a dedo obras gigantescas (el nuevo palacio de justicia) e intentar expropiar palacetes. Lo del palacete ya ha sido la repera: expropiado por tres millones de euros al final va a costar... incalculable. En teoria cuarenta y tres, en realidad... un parking subterranio copando todo el centro de Oviedo. Cágate.

Pero esto no es nada frente a los circos que protagonizan otros, por lo menos San Gabino lleva gobernando Oviedo y sus rotondas desde el 91, así que allá ellos y sus fuentes.¡Pero es que los otros encima no ganan ni rifas!
La última del bueno de Ovidio ha sido cargar contra un supuesto viaje organizado por el principado a varios paises sudamericanos, con escala final en Cuba a la vuelta para que las empresas asturianas pudieran realizar negocios por aquellas tierras. El pobre hombre vió el capote y entró al trapo: ¡Un viaje a Cuba! ¡Organizado por Tini Areces! Y se lió a callificar el viaje de "viaje de placer" afirmando que las empresas asturianas no tienen absolutamente ningún interes comercial ahí y poco le faltó para gritar a los cuatro vientos un "¡De putas, se están yendo de PUUUUUUTAS!". Precioso.

Claro, como además de el principado lo organizaba la FADE el cabreo de los empresarios asturianos ha sido de aupa. Y la cosa la rematá el hecho de que si, las empresas asturianas si que tienen intereses en Cuba. De hecho, además de intereses tenían 23 millones de euros en pagos bloqueados por el gobierno cubano y una parte importante del viaje era que el señor Tini se sentara con algún representante del señor Raul Castro y resolviera el tema (que por cierto parece que se ha resuelto) así que todo el mundo vuelve feliz menos Don Ovidio, claro, que hace el canelo. Otra vez.

A veces uno no puede evitar preguntarse si todo esto no será un montaje para que si el bueno de El Dobermann Cascos decide venir por aquí a algo más que a pescar salmones (y protestar de que este año no le dejan pescar con muerte, malditos sociatas que tienen la cupa de que en Noruega pesquen muchos salmones y por eso aquí lleguen pocos y los ríos estén esquilmados) por comparación a todo el mundo le parezca un superman salvador de la patria astur. Ya hay quien le compara con el Rey Pelayo (famoso por tirar piedras a moros desde una piedra más grande. Busque cada cual los paralelismos que desee) y ya hay una pagina web y todo para pedir que vuelva (creo que se la estaba haciendo su sobrino), Casquitos vuelva. Joer, ya hasta los socialistas se lo han pedido (yo creo que porque todo el tema les empieza a dar un poco de verguenza ajena) en pro de hacer las cosas un poquito más interesantes.

De chirigota.

lunes, 22 de marzo de 2010

Ruido...



... y no ruido como estilo musical, ruido sin pretensiones, ruido de gritar y que te duela la garganta, ruido de saltar unos contra otros. Hoy me apetece ruido.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Interesting Times


Y no es el libro, no.

Vaya par de mesecitos que nos han recibido a nuestra vuelta de vacaciones, señores: cambios de personal en el peor momento, la vorágine del concurso de pinchos (incluyendo el alucine de ver de finalista una ensalada ¿esto no era de pinchos?) cenas lamentables para agrupaciones masivas de pitufos dragqueens y maravillosas para aldeas galas. Todo cerrado por la temporada más lenta desde que hemos abierto. Por lo menos parece que es algo genérico y no individual nuestro.

Pero bueno, supongo que la dificultad de conseguir las cosas es a veces lo que las dota de valor.

Y cosas buenas también ha habido, claro está.
Nuestros pitos de caleya ya están en su corral engordando, y en breve les haran compañía un nutrido grupo de conejillos, y los bancales ya casi están preparados para empezar a cultivar setas. Mola.

Yo, una vez aprovado el teórico, la cosa tuvo sus complicaciones pero se logró a la primera, me entretengo mucho en mis clases prácticas. De momento no he atropellado a nadie, el profesor anda demasiado vivo, pero estoy seguro que en un par de semanas me verá lo bastante suelto como para relajarse. Bwuahaha.

Hemos hecho cambios en la casa y ahora nos resulta mucho más comoda. A veces pequeños cambios alteran mucho tu calidad de vida.

Mi dulce y bienamada esposa ha empezado una campaña de acoso y derribo para conseguir que Orange nos regale cosas. Miedo me da.

Y yo he tenido una especie de epifanía espiritual, pero eso no es algo de lo que hablar en Internet. De hecho no es algo de lo que hablar, pero en internet menos. Internet es para hacer el mono en caralibro y ver videos de Lady Gaga. Yo me voy un rato a hacer eso, o a leer comics de Marvel Noir, que me están gustando, o hacer cosas perseguidas en varios estados de la Unión, que no toda van a ser meditabundias.

La caperucita está sacada, si la memoria no me falla, del tmbler de lector constante que además seguro que puso el autor y todas esas cosas que hace la gente decente y formal cuando pone una imagen. Y además es un sitio muy bonito por el que pasear.

domingo, 31 de enero de 2010

Quod natura non dat...


Son las tres de la madrugada y estamos en un ALSA de vuelta de nuestras vacaciones en Salamanca. Decir que nos hacían mucha falta podría nominarnos directamente para el premio “Understatement of the Year”, pero vamos a limitarnos a decir que nos han sentado muy bien.


Nos hemos alojado en el Hotel “Casino del Tormes”, que aprovecho para recomendar fervorosamente: las habitaciones amplias y muy bien cuidadas, internet WIFI gratuita que funcionaba razonablemente bien (el netbook de mi bien amada esposa dio algún que otro problema, pero siempre los da) y del restaurante ya hablaré posteriormente con más detenimiento. Decir que el hotel dispone de casino (como el nombre muy bien indica) y que los huespedes del hotel tienen invitación a una copa, lo cual siempre se agradece. Nosotros en esta ocasión nos lo saltamos porque, simplemente, no hubo tiempo a todo. Además esta situado en un antiguo molino de harina sobre el rio Tormes, muy cerca del puente romano, y tiene un pequeño y agradable museo interesante para quien nos gusten estos temas.


La familia bien, gracias.


Ha sido agradable reencontrarnos con parte de la familia de mi BAE, que desde nuestra boda no habiamos visto. Sobre todo con alguno de sus tios con, aunque no coincido con ellos en muchos temas (ellos de derechas, yo más bien no, ellos con un desagrado acérrimo hacia los nacionalismos, yo ni siquiera creo que España como la mayor parte de la gente la concive exista...) siempre encontramos temas comunes sobre los que charlar y llevarnos bien. Además que su hija es un encanto, me recuerda muchísimo a mi BAE y es como poder un poquito viajar atrás en el tiempo y conocerla de pequeña. Y por lo demás, habiendo buen vino y buen jamón y procurando no hablar de política todo se hace llevadero. Excepto un pequeño temilla, pero de eso ya hablaremos más tarde, cuando comentemos restaurantes.


Turisteando.


No hay ninguna duda de que Salamanca es una ciudad maravillosa para hacer de turista dominguero de los de la peor calaña. La plaza mayor, la catedral, la casa de las conchas, la rectoría... todo el casco histórico de Salamanca es como un gran museo gigante por el que perderse. Nosotros nos saltamos el “Ieronimus” porque a servidor las alturas no se le dan bien, pero quien no comparta este problema que no se prive de dar un paseo por las torres de la catedral. Yo también le tengo un gran cariño al Huerto de Calixto y Melibea, que es casi inexcusable si se va en parejita, pero esta vez había una obra justo enfrente y el ruido estropeaba un poco la experiencia. No fuimos a buscar la puta rana, porque ya la tenemos muy vista, pero es una turistada más y yo aconsejo hacerlo la primera vez (además de la rana, por cierto, aconsejo buscar también el astronauta y los monos que se masturban. Será por buscar...) Pero bueno, nosotros esta vez, aparte de pasear rua arriba rua abajo viendo edificios bonitos nos decidimos por:


El museo de automoción: Solo aconsejable a quien tenga interés por los vehiculos de motor, pero muy aconsejable en ese caso. Resulta un poco puñetero que te cobren un euro más si quieres sacar fotos, y la tienda es una de las cosas más surreales que me he cruzado (venden vino) pero si quieres ver, por ejemplo, el cadillac en el que se paseaba Franco, que diantres, este es el sitio.


La casa Lis: El museo Art Deco – Art Nouveau es uno de mis sitios favoritos para visitar en Salamanca. Las colecciones de dentro se me hacen un poquito secundarias, aunque un par de las colecciones permanentes me resultan apabullantemente hermosas, frente al edificio que las acoge, la propia Casa Lis. Es una suerte que finalmente este edificio, que durante bastantes años fue una casa abandonada sin más inquilinos que yonkis y tirados, haya sido restaurado a su esplendor original. Su vista trasera nocturna, con sus vidrieras iluminadas y la torre de la catedral al fondo, es una de las más bonitas de Salamanca. Y su tienda es un infierno donde gastarse mucho dinero, entre preciosas reproducciones de Mucha y Klimt. Quien vaya a visitarla y no sepa como se llega al sitio de tomar café, que me lo diga y se lo explico.


D.A.2: Alucinante el museo que se han marcado en una antigua carcel, además parece estar currandose unas exposiciones muy chulas, nosotros en este viaje tuvimos el placer de coincidir con una de Erwin Olaf! Había otras dos exposiciones más pequeñas, una no me gustó y la otra tenía mitad piezas interesantes mitad piezas horrorosas (era de varios artistas, un tipo de exposición, la temática, que no me suele gustar) incluyendo alguna que parecía, directamente, un anuncio de McDonalds.


Pero todo eso se hace secundario ante poder disfrutar de “Darts of Pleasure”. La verdad es que ha sido una casualidad muy afortunada, me encanta la fotografía de este hombre, “Royal Blood” es una de mis series de fotografía favoritas y ha sido una pasada verlas en directo. Impresionante también “Chessmen” y a mi me gusto mucho “Fashion Victims” porque soy un guarro y un consumista. Supongo que me siento identificado. Sorprendente también su trabajo en cortos, me gustó mucho “Rouge” y “Spanking Clowns” que es el video que acompaña la serie de fotografias “Paradise, the club” y que haría que la buena de Litio tuviera seiscientos ataque de nervios por orden alfabético.


Total, sobresaliente, cuidado a la hora de ir, eso si, porque está un poquito alejado, pero vale muchisimo la pena.


En este apartado, aunque no sea per se su sitio cabe hablar de Mercatus. Mercatus es la tienda oficial de la universidad de Salamanca, esta justo enfrente de la catedral y está lleno de cosas altamente hermosas (alguno habreis recibido preciosas postales de allí. Si no habeis recibido una no os preocupeis, seguramente no sea porque no os queramos, posiblemente sea porque no teniamos vuestra dirección física a mano, o porque nos hayais contagiado alguna enfermedad venerea de nombre dificil de pronunciar) una visita a Salamanca no está completa sin perderse un por aquí un ratillo a contemplar la posibilidad de comprase una chapita de Unamuno, la conocida cédula de excomunión o una reproducción de un tratado botánico medieval. No se lo pierdan.


¡ADVERTENCIA!


Puede que este sea un hecho aislado, pero creo que es un punto que vale la pena poner aquí. Desde mi punto de vista de asturiano a mí el caracter de la meseta a veces se me hace frío, incluso un poquito borde. En esta visita un par de veces me dió la impresión de que la gente era una desagradable de tres pares. Vamos, que los españoles son raros. Esto viene al caso de...


El lunes nos pasamos por Mercatus y encontramos una cartografía antigua preciosa (¿Como de preciosa? -se preguntan- ¡Pásense por el restaurante! -les respondo-) peeero, solo les quedaba el ejemplar de muestra que estaba hecho unos zorros. Preguntamos si tienen más y nos dicen que no, pero que es posible que mañana o pasado les lleguen. Si no les llegan mañana o pasado es que ya no van a llegar nunca. Todo esto nos lo dicen de una manera bastante seca mientras nosotros nos gastamos los durillos en su tienda. Lo achacamos al caracter seco que mencionabamos y no decimos nada. El miércoles nos pasamos y nos dicen que ya no va a llegar. Muerto. Finito. Kaput. Decimos un qué le vamos a hacer, compramos un par de cosas y nos vamos a seguir turisteando. El jueves yo aún no me he sacado la cartografía de la cabeza. Que si qué pena es, que si qué bien habría quedado. Así que nos volvemos a pasar por Mercatus (menos mal que esta frente a la catedral y queda de camino a todas partes, que si no...) a preguntar el nombre exacto de la cartografía para ver si lo podemos localizar por esos internetes de Dios. Y aquí la chica, tras pensárselo un poquito nos dice que mañana, porque ese día era fiesta en la universidad, nos podríamos pasar por el servicio de publicaciones de la universidad, que son quienes lo editan y si alguien lo tiene serán ellos, que si la buscamos por internet nos van a remitir ahí desde todas partes. Al día siguiente nos pasamos por allí y, efectivamente, allí lo tenían. Nos lo compramos y fuimos muy felices.


Pero aquí es donde pasa un poquito la euforia y uno se pregunta “Hostia ¿y por que no me mandaron aquí desde el primer día?” así que como parece que la gente es bastante seca y más bien parca en explicaciones si ven algo que les gusta y que no parece quedar pregunten directamente si saben algún otro sitio cercano donde se pueda conseguir. Y ténganlo en cuenta antes de asumir que si hay un autobus alguien se lo dirá o si hoy el sitio no abre se lo comentarán cuando pregunten. Preguntad TODO de manera directa. Bueno, y si ven algo en papel que les gusta en Mercatus y allí no les queda: servicio de publicaciones de la universidad de Salamanca, Plaza de San Benito, muy cerquita de la Casa de las Conchas.


De comer y de beber.


Amplia es la oferta, variadas las viandas. Estos son los sitios en los que nosotros hicimos parada y fonda, con lo que recuerdo de los menús. Una manera como otra cualquiera de convertir este post en un tocho infumable. No aficionados a la gastronomía, este es el momento de retirarse dignamente. A los que compartais este vicio malsano con nos, allá vamos:


Restaurante Hotel Casino del Tormes.


Que sorpresa más curiosa y agradable. El primer día, despues de saludos familiares, ir de tiendas, salir de vinos y hacer todo eso que hacen los turistas finalmente recalamos en el hotel y decidimos darle una oportunidad a su restaurante. Y nos encontramos con una de las mejores comidas que probamos en toda nuestra visita a Salamanca.


Para empezar nos reciben con una copa de cava rosado. Buen comienzo, sí señor. Despues aperitivo frío: jamón ibérico con parmesano y crujiente de pan e inmediatamente aperitivo caliente, caldo de jamón con jerez y polvo crujiente de jamón. Todo esto, despues descubrimos, era cortesía de la casa y no se cobra (al igual que el pan, que tampoco se cobra) Viendo que la cosa pinta bien decidimos pedirnos una botellita de Numanthia para empezar las vacaciones con estilo. El servicio es impecable, hacía tiempo que no veía a alguien llevar un decantador por el sistema digamos “de libro”. Pedimos a compartir:


Virutas de foie fresco, mermelada de orejones, polvo de kikos y pan de pasas. Hay que decir que este es el viaje en el que mi BAE descubrió que le gusta el Foie. A ella estos descubrimientos hay que dejarla hacerlos poco a poco. Este estaba muy rico, la mermelada bien conseguida y el polvo de kikos, aunque suene a una pijada, le daba un toque de sal y ahumado muy agradable.


Bacalao Brass con tostones de pan y queso frito. Otro plato muy rico (aunque el queso no se que leches pintaba en el plato, estaba rico, pero no se integraba en absoluto) el bacalao bien de sal.


Lomo de ternera morucha de Salamanca con pimientos del piquillo y patatas a lo pobre. La carne impresionante, las patatas muy ricas. Los pimientos de lata pero de buena calidad, se les perdona. Nos saltamos el postre porque ya no podemos más. Copita de cava y copita de oporto. Al llegar la cuenta vemos que nos han invitado a las copas, no cobran nada por el pan y los aperitivos y tenemos un 10% de descuento por ser clientes del hotel. La cena nos ha costado dos tercios de lo que esperabamos. Mooola. Nos vamos a la cama muy contentos.


La combinación de que el sitio nos gustara tanto y de la conveniencia de tenerlo al ladito de nuestra cama hizo que repitieramos visita unos días despues. Para esta visita nos pusieron de aperitivos un chupito de consomé y una brocheta de tomates cherry, mozarella y pesto. De beber pedimos un Fariña crianza (en este viaje bebimos mucho Toro y Arribes de Duero, ya os ireis dando cuenta) y nos pusimos ya con la comida de verdad.


De entrante esta vez pedimos jamón ibérico de bellota, servido con torradas con tomate y aceite de oliva virgen. El jamón lo cortó delante de nosotros la propia camarera (tres hurras por el personal bien preparado) y cuando digo “lo cortó” quiero decir “lo cortó”, no “lo arruinó”. Y es que un buen jamón sin un buen corte es una de las cosas más tristes que se pueden ver en cocina, es arruinar una obra de arte, es una putada de tres pares de cojones. No sé por qué me estoy acordando de cierta nochevieja...


Pero no nos vayamos por las ramas, que bastante largo va a salir esto ya. De principales pedimos mi BAE unos corazones de alcachofa sobre setas de temporada, gratinado de ibéricos y piñones tostados, yo la verdad que no soy muy aficionado a las alcachofas, pero me dice ella que estaban espectacularmente suaves y agradables, así que nos fiaremos de su palabra.


Yo tomé secreto ibérico, patatas crujientes, manzanas enanas y crema caliente de idiazabal y aunque me lo sirvieron un poco más hecho de lo que me gustaría la culpa es mía por no especificarlo por adelantado. La gente, sé por experiencia, se pone histérica si le pones el cerdo menos que muy hecho. Aún así el plato estaba muy rico (aunque para mí con menos semillas lo hubiera estado más) y lo disfruté profundamente.


Le sumamos a esto unos postres espectaculares: semifrío de baileys sobre bizcocho de almendra, helado de pistacho y teja de nuez para mí y helado de te verde con yogur griego y algodón dulce para mi BAE, y el resultado es otra comida espectacular.


Restaurante Hotel Oasis Horus.


El hombre dicen que es el único bicho lo bastante aficionado a la geología como para dejarse los dientes veces repetidas en el mismo piedro. La familia de mi BAE, que por lo general tiende a tener un gusto bastante bueno para la comida, por alguna razón tienen un punto ciego en su visión culinaria. Y es éste. El puñetero Horus. Los que nos conoceis ya habreis tenido el placer de oirnos cagarnos en los muertos de la gente que regenta este tugurio en nuestra última visita a la ciudad. Pues esta vez no quedo más remedio que repetir. Snif. Menos mal que la compañía era buena, porque lo que es la comida...


Para empezar no te dan a elegir el vino, te lo sirven directamente. Me imagino que esto será algo de las comidas de grupo. O me lo quiero imaginar. A mi BAE le ponen un tierra de castilla, a mi, tras conseguir evitar que me sirvan tinto para acompañar salmonetes, me ponen un rueda absolutamente mediocre. Ni me quedé con el nombre, la verdad. Si lo quieren probar vayan a algún super y pidan un rueda baratito. Les darán algo parecido. De primero mi BAE pide blinis con jamón ibérico y torta del casar. Algún día yo aprenderé y también pediré aquí platos tipo jamón y queso, que no hay que cocinarlos, a ver si así como algo decente. Yo pido taco de pulpo con parmentier. El pulpo esta pasado por la plancha y tiene una textura agradable, contrasta muy bien con la suavidad de la parmentier. El único problema es que el plato consiste, literalmente, en dos centimetros de pata de pulpo y cuatro cucharadas de parmentier. Las caras alrededor mio cuando traen el plato son un poema. Además de mano me ponen el pulpo para añadir la parmentier en la mesa, así que lo que me ponen delante es un plato con dos centimetros de pata de pulpo. “A lo mejor deberías pedir otro entrante más” dice una de las tías de mi BAE, con una sonrisa forzada. Como se nota que es médico y está acostumbrada a mantener la compostura ante tragedias. “No, tranquila, si me apetece comer ligero” respondo yo, mientras pienso que antes me arranco las uñas de los pies con un alicate que engordar la cuenta de estos ladrones con otro plato. No dejeis que os mientan: el tamaño importa.


Mi segundo son lomos de salmonete de roca con risotto de gambitas. El risotto son dos cucharadas. Trae, eso sí, una abundante guarnición de verduras cocidas de bolsa (con un poco de romanescu para hacer bonito) que en la carta no figuraban en ningún sitio. Las gambitas aún las estoy buscando. A lo mejor me las envían por correo a casa, no sé. Que gran invento, cocina por fascículos. Los salmonetes están directamente asquerosos: hechos de más y saben a agua sucia. Alguien en la cocina no sabe limpiar pescado. Mi BAE pide un tournedó. No está hecho con solomillo. Yupi.


De postre pido unas croquetas dulces. Son unos pegotes de chocolate químico intragable sobre un charco de mango (en la carta ponía maracuyá, pero supongo que para ellos con que fuera naranja sirve. Menos mal que no estaba de oferta el de mandarina...). El tubito de chocolate de adorno es lo mejor que he comido aquí.


Insisto, menos mal que la compañía era agradable.


Casa Paca.


A pesar de que el nombre pueda conjurar tascorros grasientos y antros infames, no es éste el caso. Casa Paca es un restaurante de los de antes, nos lo habían recomendado en la última visita y cuando vimos que estaban empezando la temporada de la lamprea nos decidimos a hacerles una visita. Lamentablemente fue un poco decepcionante. No es que la comida fuera, per se, mala. Es que con los precios que cobran debería ser mucho mejor.


Despues de revolotear un buen rato por su carta de vinos (que es apabullante, de hecho es directamente un libro) nos decidimos por un Dominio de Tares Cepas Viejas. Uno de mis vinos favoritos y que fue, tristemente, lo mejor de la comida. En éste punto estaría bien comentar que aunque nosotros no tuvimos demasiado problema para elegir el vino, la carta de vinos llamaba a que alguien se acercara y te ayudara a elegir un poquito, cosa que no ocurrió. No sé, digo yo que si tienes varios cientos de referencias de vino estaría bien echar una mano a la gente que no ha hecho un master en enología antes de que empiecen a echar espuma por las orejas (a la altura de la sección de Costers del Segre, calculo)


De entrante pedimos el micuit, y yo estoy por jurar que aquello era una mousse de foie al 25%.


Para los no aficionados al foie explicar que el micuit es foie gras en semiconserva y debe ser 100% foie, frente a las mousses enlatadas, mucho mas baratas, y con un contenido de higado mucho más bajo.


De segundo yo pedí la lamprea y mi BAE solomillo de buey con manzana asada. La lamprea tenía poca salsa y de los dos trozos uno estaba perfecto y el otro algo duro. El solomillo correcto. Viendo el percal decidimos tomar el postre en otro sitio.


Lo que digo: no es que la comida se pueda decir que fuera “mala”, pero nosotros salimos de allí con la impresión de que debería haber costado la mitad y de que prefeririamos haber comido en otro sitio.


Despues de hablarlo bastante llegamos a la conclusión de que la palabra que mejor define esta comida es “aburrida”.


Hovohambre.


Aquí también nos divertimos. Muy cerquita de la plaza mayor, habiamos visto alguna crítica buena y su carta nos llamó la atención (de hecho, el día anterior estuvimos a punto de cancelar en Casa Paca y comer aquí, lo cual habría sido un gran acierto) así que allí nos plantamos. Llegamos bastante tardecillo y la chica tuvo que confirmar con la cocina antes de sentarnos (estamos acostumbrados a los horarios de Asturias, donde se es de cenar tarde) pero una vez sentados no notamos ninguna prisa por parte del restaurante, el servicio fue impecable y la chica tuvo una paciencia de santa con nosotros, que teníamos el día preguntón. De aperitivo nos pusieron una sopa de cebolla con costrones de pan de ajo, muy rica. Para el vino la chica nos aconsejó muy bien y tomamos un Vetus, un Toro que no conocíamos y que nos gustó mucho. Mi BAE siguió en su linea y pidió terrina de foie con harina de palomitas y chutney de melocotón de Calanda. El foie fue el mejor que nos sirvieron en éste viaje y el chutney gustó mucho, las palomitas no estorbaban pero se hubiera pasado sin ellas igual. Yo tomé mollejas de tenera rustidas con setas y crema de huevo frito y estaban impresionantes, de las mejores mollejas que he tomado.

De segundo compartimos un lomo de ternera marcado al aceite de carbón, con zanahoría al gusto de curry madras y romero y aire de vino tinto. Además de que el plato estaba ejecutado impecable tuvieron el detalle de sacarlo ya separado en dos platos, como si fueran dos raciones más pequeñas en lugar de una grande que hubiera que repartir.

Para los postres mi BAE tomó brownie con cristal de cacao, crema de cacao y helado de chocolate blanco y violetas. Yo tomé un tatin de manzana y toffee, con helado de chocolate blanco y violetas. El tatin en realidad iba con un helado de piña que se les había acabado (me avisaron antes de que lo pidiera) y me dejaron elegir entre los diferentes helados disponibles, por eso los dos postres iban con el mismo helado. Los dos estaban estupendos. Los acompañamos de un par de copas de Val de Reyes blanco, de Fariña, un supuesto semidulce (aunque a mí me supo a dulce entero) que los complementaron de manera magnífica. Un restaurante que dejamos apuntado para visitas futuras.


De Tapas.


Salir de tapas por Salamanca es una experiencia maravillosa. Curiosa la fama que tiene el tapeo en otras ciudades, de andalucía y euskalherría, mientras este gigante castellano del tapeo pasa desapercibido. Salamanca ha conseguido conjugar en sus tapas la parte justa de respeto por sus productos tradicionales con la alegría desenfadada de la nueva cocina y lo mismo te tomas un farinato con patatas y huevo de codorniz que un cilindro de ensalada de gulas con confitura de frutos rojos.


No quiero desmerecer a los restaurantes de esta ciudad, en los que como se puede leer más arriba he disfrutado mucho, pero si mi visita a Salamanca fuera tan breve que sólo pudiera ir a un restaurante o salir de tapas saldría de tapas. A fin de cuentas buenos restaurantes los hay ya en la mayoría de las ciudades mientras que salir de tapas por Salamanca es una experiencia única de la ciudad que no puedes tener en ningún otro sitio.


En esta visita nosotros nos movimos sobre todo por el casco histórico, zonas de la plaza mayor, ruas y alrededores. No son éstas las únicas zonas ni mucho menos, pero como nosotros andabamos turisteando eran las que mejor nos venían. Aquí pongo una lista de los locales que más nos gustaron a nosotros, pero a la vez insto desde aquí a quien la lea a que la disfrute pero la ignore. Gran parte de la magia del tapeo esta en perderse, en ir entrando en locales al azar y eligiendo de la cola de la barra lo que a uno más le llame la atención. Es éste un mar que se navega mejor sin carta. Así fue como nosotros nos movimos, y no nos fue mal. Estos fueron nuestros puertos:


Mesón las conchas: En la propia rua. Un mesón de los de antes. De las muchas y variadas tapas triunfaron con nosotros el calabacín frito con jamón y queso, las palomas (una gran corteza de cerdo llena de ensaladilla rusa) y el farinato con patatas. Además de mucha variedad y muy ricas, muy bien de precio (la tapa que pides con la bebida no se paga, pero nosotros a menudo pedimos más de una tapa por bebida)


Plaza 23: En plena plaza mayor, decoración moderna con buen gusto. Tiende a llenarse bastante (logicamente) nos gustó mucho el hojaldre de bacon, queso y cebolla confitada, la lasagna y la tortilla de patata (ojo! Muy rica pero estaba hecha al horno y era más bien un quiche de patata y cebolla. Los fans hardcore de la tortilla de patata NO deberían pedirla aquí)


Delicatessen: Cerca de la casa de las conchas, decorado con temática de la película de la que toma el nombre. Impresionante la de huevos rotos. En otra visita tenemos que probarlo como restaurante, porque tiene un comedor cubierto con una cúpula de cristal, tipo a los invernaderos antiguos, precioso.


Casa Paca: Nos falló como restaurante, pero no para tapear. Muy buen vermouth de grifo, la zona de bar muy comoda, con butacas rescatadas de algún cine o teatro antiguos. Chatean vinos buenos (y, consecuentemente, caros) Muy buena la tapa de jamón ibérico y la de carrilleras.


Y hasta aquí la sección gastronómica de nuestras vacaciones (la pública, las croquetas de la abuela de mi BAE están muy ricas, pero no os voy a poner la dirección para ir a probarlas) y nuestras vacaciones, en fin. Solo han sido cinco días pero los hemos hecho cundir, creo yo, y nos han aliviado muchos males. Volvemos con un montón de ideas en la cabeza y con la decisión de no volver a dejar pasar tanto tiempo sin vacaciones. El descanso es necesario para el trabajo y estas experiencias nos enriquecen demasiado.


Perdón por el rollo macabeo. Me voy al rastro.